Clave para ser productivo: El descanso!

"De vez en cuando desaparece, tómate un pequeño descanso, para que cuando vuelvas a tu trabajo tu juicio sea más acertado. Toma cierta distancia, porque así el trabajo parece más pequeño, la mayor parte se puede asimilar en un abrir y cerrar de ojos, y la falta de armonía y la proporción es más fácil de ver."  Leonardo da Vinci

 

Para conducir nuestra vida de una manera efectiva, hemos de ser capaces de hacer que las cosas sucedan. Para tener éxito es fundamental tomar las decisiones correctas en cada momento, y ejecutarlas de forma eficiente. En nuestro afán por conseguir nuestros objetivos, muchas veces descuidamos un factor que es extremadamente importante para que todo eso ocurra: descansar lo suficiente.

La presión que tenemos para hacer las cosas — impuesta o auto-impuesta — hace que desestimemos la opción de tomar un descanso, incluso cuando ya no somos capaces de pensar con claridad y no avanzamos adecuadamente. Parece que mucha gente ha decidido que sentirse cansado, estresado y agobiado es una forma natural de vivir, y que no se puede hacer mucho al respecto.

Descansar es una obligación si quieres ser más productivo, un mejor profesional en tu trabajo y más feliz en tu vida. Y no se trata sólo de dormir bien durante la noche. Se ha comprobado que realizar varios descansos durante el día es muy beneficioso para nuestro rendimiento. Si tras cada descanso renovamos la energía de nuestro cuerpo, reactivamos nuestro cerebro y afrontamos cualquier nueva tarea con más ganas, ¿por qué somos tan reacios a descansar de vez en cuándo? ¿es porque está mal visto?

Aunque algunas empresas no se han enterado todavía, el valor de un empleado no depende del número de horas que trabaja, sino de lo que aporta en esas horas. A diferencia de lo que muchos creen, relajarte y hacer cosas que te divierten y que no tienen nada que ver con tu trabajo, te ayuda a hacer mejor tu trabajo.

Cualquiera que haga algún tipo de entrenamiento físico sabe que, para que sea efectivo, es necesario hacer pequeños descansos entre series, un buen descanso entre dos entrenamientos y un macro-descanso de al menos una semana cada dos o tres meses. En los descansos es donde se produce el progreso.

Descansar es una de la buenas prácticas de las metodologías ágiles de programación. Hay que estar fresco y con ganas de trabajar cada mañana, y cansado y satisfecho cada noche. Dedicar un par de días a la semana para hacer cosas distintas al trabajo te permiten volver lleno de energía y nuevas ideas. El exceso de horas de trabajo se considera un síntoma de que existe un problema serio en el proyecto.